domingo, 11 de febrero de 2018

ALFREDO SADEL: EL TENOR FAVORITO DE VENEZUELA (Onomástico)



Resultado de imagen para alfredo sadel


ALFREDO SADEL, cuyo verdadero nombre es Alfredo Sánchez Luna, nació el 22 de febrero de 1930, en la ciudad de Caracas, Estados Unidos de Venezuela, Parroquia San Juan, cuna de no pocas glorias capitalinas.

Fue uno de los tres hijos del matrimonio, conformado por Manuel Sánchez Benítez y Luisa Amelia Luna, quienes le bautizaron como Alfredo.

Cursó estudios de primaria en el Colegio Los Salecianos, y fue allí, donde comenzó a mostrar sus aptitudes para el canto. Realizó estudios de educación primaria hasta 1944, cuando abandona la escuela, por problemas financieros de su familia. Dos sacerdotes amigos de la familia, contribuyeron a impartir instrucción musical y arte escénico: el padre Calderón y el padre Sidi. 

Hacia los años 60, decide incursionar en el bel canto, con tal propósito, viajó a un conservatorio de Salzburgo, en donde obtuvo la calificación de "Distinguido" y con ello, la contratación dentro del mundo artístico europeo; de manera especial, a lo largo y ancho de la Unión Soviética.

Incluido en la afamada obra "Cantantes de nuestro Tiempo" reservada a las máximas figuras del bel canto a nivel mundial. Verdadero cruzado en el afán de divulgar y popularizar el género operístico a todo lo largo de la geografía venezolana. Productor de programas de radio y televisión de gran éxito.Cantante estelar de óperas y zarzuelas.

Reconocido cantante, compositor y músico popular venezolano. Considerado, el intérprete popular y lírico más importante, en la historia musical venezolana. Fue apodado, "El Tenor Favorito de Venezuela". Triunfador rotundo, artista arrollador y sobrado en el campo de la música popular.

De su infancia diría: “Aprendí a amar estas canciones de Juan Arvizu, Imperio Argentina y las que cantaba el mismo Agustín Lara, que encerraban un mundo tan grande para mi” además fue triste, solitaria y llena de privaciones, bajo la única responsabilidad, de la madre. 

Su primera presentación fue en la Catedral de Caracas, donde cantó el Ave María impresionando satisfactoriamente al público. Diversos mecenas ayudaron a su formación, que empezó en la Escuela Superior de Música de Caracas y continuó a lo largo de su vida en Ciudad de México, Nueva York, Buenos Aires, Barcelona (España), Salzburgo y Milán e incluían solfeo, piano, armonía y composición.

Se conoce que poseía habilidades, como el dibujo y la pintura, siendo sus caricaturas publicadas en dos medios impresos de la época, hoy desaparecidos como el diario La Esfera y la revista humorística Fantoches. Posteriormente, estas habilidades le servirían para trabajar como dibujante en una agencia publicitaria, y con el ingreso devengado ayudaba a mejorar la situación de su hogar. Así, pudo pagar la grabación de su primer disco de 78 rpm, con los temas: el bolero Desesperación y el pasodoble El Diamante Negro, homenaje al torero Luis Sánchez, así apodado.

En esa época, tuvo la oportunidad, de participar como cantante en una presentación pública en la que había varios artistas del mismo apellido, y estando de moda cantantes con su apellido paterno, decidió que era oportuno modificar su nombre, de tal modo que se le ocurrió tomar la primera sílaba de su apellido "Sa" y le añadió la desinencia "del", por Carlos Gardel, a quien admiraba. Es así nació su apodo artístico Alfredo Sadel como se le conocería en lo sucesivo.

En 1947 ingresa como cantante aficionado a un programa radial en la emisora caraqueña Radiodifusora Venezuela, y al siguiente año, firma contrato con la empresa discográfica local Discos Rex, para grabar su segundo disco sencillo. El mismo, fue grabado en un estudio improvisado en los altos del Teatro Municipal, contenía nuevamente el pasodoble Diamante Negro y una interpretación instrumental del Mambo Número 5 de Dámaso Pérez Prado. A pesar, de los defectos técnicos de esta grabación, fue un éxito de ventas, ya que se vendió la cantidad de veinte mil copias, lo que marcó el inicio de una ascendente trayectoria musical,

En 1950 inicia carrera en el cine al participar en la cinta “A La Habana me voy”, con los cubanos Blanquita Amaro, Otto Sirgo y el argentino Tito Lusiardo. En 1951, protagoniza Flor del campo, producción con música y argumento venezolanos, junto a Rafael Lanzetta y Elena Fernán.

En 1952, viaja a los Estados Unidos allí actúa en el teatro Chateau Madrid de Nueva York, durante trece semanas seguidas, acompañado por la orquesta de Aldemaro Romero, de quien se hace amigo. Debuta en el teatro Jefferson de Nueva York, y adquiere gran popularidad. Se convierte en el primer artista venezolano en actuar en la televisión estadounidense al ser contratado y presentado en show del presentador Ed Sullivan, y en otros programas exitosos del país, y es considerado por la prensa como “El artista latino más popular de la televisión norteamericana”.

En 1955 debutó en La Habana, Cuba, obteniendo gran éxito de modo tal que se le ofrece la posibilidad conducir su propio programa musical, el cual años más tarde se adueña totalmente de la sintonía. Ese año graba su primer LP titulado Mi canción, con el sello RCA Víctor que buscó para la ocasión, el hacerlo acompañar con una orquesta dirigida por el músico y arreglista argentino Terig Tucci. Sadel compartió su carrera como cantante con la actividad sindical artística, promoviendo en 1947 la fundación de la Asociación Venezolana de Artistas de la Escena.

En 1958, vuelve a los Estados Unidos contratado por la empresa cinematográfica Metro Goldwyn Meyer. Sin embargo, permaneció un año recibiendo sueldo y al no serle asignado ningún papel, va a México donde sus discos lo habían hecho conocido. Allí, participa en el cine en las películas “El Ratón”, al lado de Raúl ‘Ratón’ Macías y “Tu y la mentira”, con Miguel Aceves Mejía y Evangelina Elizondo. Posteriormente, renuncia a su contrato con Metro Goldwyn Meyer.

Regresó a México en 1960 y participa en la película “Tres balas perdidas” junto a Javier Solís, Elvira Quintana, María Victoria y Julio Aldama. Actúa de nuevo con Miguel Aceves Mejía en “El buena suerte”,además de Sara García y de nuevo con Javier Solís y Julio Aldama, en la película “En cada feria un amor”.

Su carrera en el cine termina con “Martín Santos, el llanero”, coproducción Mexicano-venezolana con música de Juan Vicente Torrealba y José E. Sarabia, de nuevo con Miguel Aceves Mejía. En ella Sadel interpreta el vals "Di", tema expresivo en que hace gala de su voz. En el elenco aparecen la actriz mexicana Lorena Velásquez y la venezolana Adilia Castillo. 


Desaparece físicamente, en Caracas Venezuela, el 28 de junio de 1989. Pero, su legado no concluyó, porque su vida profesional y artística siempre estuvo al servicio de un propósito: la defensa permanente de la identidad y de los valores culturales de nuestro continente, la Patria Grande que Soñó Bolívar.

Nota: Alfredo Sadel se distinguió por sus numerosas composiciones de valses, boleros, pasodobles y musica folclórica, donde advertimos su vena poetica. Recomendamos "Golondrinas del Tiempo" y "Para Siempre" entre otras muchas.

Fuente: http://eglycolinamarinprimera.blogspot.com/2014/03/alfredo-sanchez-luna-alfredo-sadel.html


No hay comentarios:

Publicar un comentario